TIENDAS BUSCAR INICIO DE SESIÓN MONEDA (COP) Mi cesta (0) ITEMS

ES / EN

MI CESTA

TOTAL

$0.00


PAGAR

Llámanos

Lunes a Sábado: 8:00 - 17:00
Para soporte Ventas Web escríbenos a internet@rosasdoneloy.com 
Para Ventas comunícate con tu tienda más cercana aquí
Para Felicitaciones, quejas o reclamos comunícate a:
+57 (1) 7025506 
servicioalcliente@rosasdoneloy.com

Diligencia el siguiente formulario y uno de nuestros asesores se comunicará contigo en el transcurso del día.

Rodéate de plantas y flores, serás más feliz

La jardinería es considerada como el arte de crear y de cultivar jardines, ya sea en interior o exterior. Nace en Egipto y Mesopotamia, donde se trataba de cultivos de plantas para la alimentación, sin embargo, el jardín ornamental aparece en pinturas de tumbas egipcias de 1500 a.C. En el mundo Occidental existieron bellos y grandes jardines que seguían un concepto religioso y eran el lugar donde los grandes maestros impartían sus enseñanzas.  

En Europa se desarrollaron importantes jardines ornamentales para satisfacer el lujo y mostrar el poder de las cortes, de ahí surgen jardines como el de Versailles, Villandry o el del Palacio de Fontainebleau. 

Con los años, el concepto de jardinería ha cambiado, aun así, sigue siendo de gran importancia para el ser humano ya que una jardinería y un paisajismo adecuados y acordes con el ambiente que los rodean, ayudan a incrementar la calidad de vida de los habitantes de un lugar. De igual manera, es trascendental en términos de salud, bienestar social y confort.  

Para lograr bienestar, la jardinería es una de las mejores terapias ya que reduce el estrés, aliviando la mente, lo que se logra siendo consciente de tocar y mimar a otro ser vivo que requiere de cuidados. 

Dedicar cierto tiempo a estar a solas con ese otro ser, aplaca la mente y da opción de practicar otro tipo de meditación activa, porque cuando cuidas y proteges un jardín o una maceta con flores, al verlas crecer y ver que cada vez están más bonitas, sientes confort con la labor y eso mejora la autoestima.

Este reconfortante acto, que enaltece el espíritu y restaura la conexión de cada uno con la tierra, refleja a su creador desde la esencia de la naturaleza misma, pues mientras ayuda a ese ser, se plasman ideas y pensamientos que seguramente representan el ideal de vida.  Sumando a esto paz interior y sosiego, las emociones como inseguridad y contradicción encuentran fin, porque observar las plantas hace que mejore el nivel de optimismo y entusiasmo por la vida.

Por otro lado, la jardinería puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico si se practica en un espacio con mucho aire y luz, pues al recibir la luz del sol esto se traduce en vitamina D, encargada de ayudar al cuerpo a absorber el calcio, mineral que fortalece los huesos.
Una de las enseñanzas más importantes de la labor de un jardinero es que la naturaleza, las plantas o un jardín no saben de prisas, por consiguiente exigen respeto por el ritmo natural,  de esta forma colaboramos respetuosamente con la misión de la tierra por dar vida para que otras semillas germinen con éxito desde su silencio interior y así volver a comenzar el ciclo de la vida.
 

Escrito por Rosas Don Eloy
2 de abril de 2020


María Cristina Pérez f

Me encanta pero me gustaría aprender sobre sembrar