bUSCAR INICIO DE SESIÓN MONEDA (COP) Mi cesta (0) ITEMS

ES / EN

MI CESTA

TOTAL

$0.00


PAGAR

10 tips para pasar de la amistad al amor

Las relaciones que nos unen a las demás personas de nuestro entorno están marcadas por los sentimientos, nos unen a ellas lazos de afecto, de cariño o de amor. No son raras las parejas que se conocen dentro de un grupo de amigos, o sus familias han sido cercanas y han jugado y reído desde niños, hasta terminar enamorados.

La amistad supone una compatibilidad en gustos, actividades o formas de pensar que nos hace sentirnos felices cuando pasamos tiempo juntos, generando un grado de confianza que nos permite compartir con los amigos nuestros sentimientos, tristezas y alegrías.

En el amor ese sentimiento de cariño es más profundo, se siente mayor confianza, un grado de entendimiento que no tenemos con otras personas, además de admiración, respeto y atracción física.

Por eso no es raro que podamos enamorarnos de alguna persona que forma parte de nuestro grupo de amigos, un sentimiento que empieza a crecer y del que nos damos cuenta cuando vemos que comenzamos a sentir la necesidad de pasar más tiempo con ella, la empezamos a llamar o a mandar mensajes más frecuentemente, buscamos excusas para encontrarla a solas, a sentir las famosas mariposas en el estómago cuando la vemos llegar, cuando nos da un abrazo o nos coge la mano.

Al darnos cuenta que nuestros sentimientos han cambiado y queremos pasar de ser amigos a tener otro tipo de relación, es cuando comenzamos a hacernos preguntas sobre la mejor manera de lograr que esa persona se fije en nosotros como posible pareja. Por eso damos estos 10 tips que nos servirán de ayuda para pasar de la amistad al amor.

 

Pasar de la amistad al amor

- Proyectar los sentimientos. Con esto queremos decir que debemos adoptar posturas y comportamientos que pueden terminar por cambiar la forma en que la otra persona nos mira, teniendo conversaciones más íntimas, siendo más cariñosos, tocándole el brazo sutilmente, usando esas prendas que sabemos que le gustan y analizar su reacción a nuestras pequeñas insinuaciones para ver si responde positivamente.

- Muestra interés por sus cosas. Demostrarle a alguien que estamos interesados por su trabajo, sus sueños, sus metas, alabar sus logros y decirle algunos cumplidos que le hagan fijarse un poco más en nosotros y tal vez empezar a mirarnos de forma diferente.

- Usar el ambiente. Podemos intentar salir con nuestro amigo y con una o dos parejas formales, el ambiente en este tipo de situaciones es diferente al que se siente cuando salimos en grupo de amigos. Los estudios sobre relaciones personales aseguran que las personas nos dejamos influenciar por el entorno y de esta manera puede llegar a crearse un interés romántico.

- Usar el humor. Si no estamos muy seguros de la reacción que puede tener la otra persona cuando se entere de nuestros sentimientos, podemos intentar bromear sutilmente sobre lo que podría pasar si fuéramos pareja. Observar su reacción nos puede dar pistas y saber si seremos rechazados o aceptados.

- Intenta saber si el amor es mutuo. Puede ser que sea la otra persona la que ha estado usando estos tips y nosotros los que hayamos reaccionado, nunca se sabe. Es bueno analizar si nos ha dado algún indicio de sentirse atraída, ha querido pasar más tiempo con nosotros y se comporta de una forma especial, o se comporta como siempre.

- Recordar detalles. Es muy halagador que nos acordemos del nombre de sus familiares cercanos, de su mascota, su número de teléfono, el tipo de comida que más le gusta y por supuesto de su cumpleaños.

- Desaparecer. En ocasiones es bueno dejar de estar tan accesible para todos los planes que realiza la persona que nos interesa, pues podemos terminar como parte del decorado porque siempre estamos ahí. Decir no, apagar el teléfono y estar inaccesible un fin de semana puede ser bueno para saber si hay algún interés por su parte.

- Opinión ajena. Los demás amigos de confianza del mismo grupo pueden ser una buena fuente de consejos y además con una visión objetiva. Ellos podrán decirnos honestamente si tenemos posibilidades o si es posible que a esa persona le guste alguien más.

- Aumentar el contacto físico. Nos referimos a pasar la mano por su hombro unos segundos mientras hablamos, a tocar su brazo al cruzar una calle, a cogerle de la mano para decirle algo interesante, de manera que si la otra persona no está interesada no sea para ella una situación incómoda y si nos rechaza será probablemente con suavidad.

- Regala rosas. Aprovecha fechas especiales como su cumpleaños para regalarle rosas, que siempre serán símbolos de amor, de belleza interior, de inocencia, de alegría y de afecto.

Escrito por Adriana Gutiérrez
12 de septiembre de 2018