TIENDAS BUSCAR INICIO DE SESIÓN MONEDA (COP) Mi cesta (0) ITEMS

ES / EN

MI CESTA

TOTAL

$0.00


PAGAR

Llámanos

Lunes a Sábado: 8:00 - 17:00
Para soporte Ventas Web escríbenos a internet@rosasdoneloy.com 
Para Ventas comunícate con tu tienda más cercana aquí
Para Felicitaciones, quejas o reclamos comunícate a:
+57 (1) 7025506 
servicioalcliente@rosasdoneloy.com

Diligencia el siguiente formulario y uno de nuestros asesores se comunicará contigo en el transcurso del día.

Flores, musas de la pintura

La flor, manifestación de la maravillosa necesidad de las plantas de conquistar insectos para reproducirse, se ha movido a través de la historia de la humanidad haciendo parte de su cultura, inspirando ritos, como atributo de glorificación religiosa, como compañera de consolación y de regocijo, para conquistar y para dar vida a los espacios vivenciales del hombre.

Para nuestra fortuna, esa presencia ha sido plasmada a través de los siglos, gracias al arte. Desde los inicios de la humanidad las flores han sido pintadas, y en particular las rosas, como lo revelan muros de culturas antiguas de Persia y Grecia.

La sublimación por medio de la flor es recurrente en la historia de la pintura: así como las abejas llegan atraídas por sus aromas y colores, han llegado a ellas los artistas para plasmar sus formas y reproducir sobre lienzos las emociones que éstas provocan.

La evolución de las técnicas de las distintas escuelas y movimientos artísticos, complementadas por las enseñanzas botánicas, permitieron alcanzar la virtuosidad en plasmar las múltiples bondades estéticas y espirituales de las flores.

Expresiones de las flores, desde su morfología hasta su temperatura pasando por su ambiente etéreo, pueden verse estampadas desde las distintas perspectivas del arte.
Por medio de un mundo de interpretaciones de la obra contemplada, son esas flores pintadas o esculpidas que por ende permiten las maravillosas respuestas emocionales tan distintas en cada uno de nosotros, y que hace que hoy en día los museos le compitan a los estadios.

Otra de sus expresiones se da en el arte contemporáneo en el cual algunos pintores las convierten en protagonistas, como lo podemos apreciar en las obras de la famosa pintora estadounidense Georgia O`keefe – Jimson Weed – 1936

Así como a veces en las obras de nuestro maestro Alejandro Obregón, como en esta “Flor Carnívora” (1980):

Otros artistas decidieron inmortalizar el efímero juego de luces del  florecer primaveral: pintaban al aire libre todos los días a las mismas horas, en bosques, praderas y jardines. Fueron los denominados Impresionistas del Siglo IX. Aquí las “Amapolas” de Monet (1873) Francia:

Nuestro impresionista criollo fue Andrés de Santa María, aquí Las Flores de 1904

Ricardo Gómez Campuzano nos recreó bodegones de flor de los años 30 en Bogotá

La niña de las Rosas

Francisco Antonio Cano 1904

 

Escrito por Rosas Don Eloy
21 de abril de 2020


1112

xx